Sobre nosotros

¡Un lugar con historia!

Mi nombre es Rafael Rodríguez, soy el director responsable de Garzón Frig. Mi familia ha sido propietaria de esta carnicería durante 60 años.
Mi padre comenzó trabajando en ella mientras trabajaba en la fábrica de alpargatas, hasta que  logró comprar la mitad de la carnicería y después, con el tiempo le vendieron la otra mitad. Cuando la compró se llamaba Hispania. Con ese nombre funcionó durante muchos años. Él la fue desarrollando, dedicándole mucho trabajo y haciendo la crecer. Él era una persona que vivía para la satisfacción del cliente.

Yo empecé a trabajar en ella desde mis 13 años mientras continuaba mis estudios. Junto a mi padre la fuimos forjando, haciendo cambios y él me enseño este noble oficio que es la pasión de mi vida. En 1974 empezó a gestarse el abasto libre, es ahí cuando mi padre decidió cambiarle el nombre por Garzón Frig, La nueva denominación provenía de «FrigoNal», Frigorífico Nacional. Frig le daba cierto prestigio al nombre y a la carnicería misma. Esa es la denominación que tiene hasta la actualidad.  Fue al cumplir 18 años que me dediqué por completo a esta tarea, profundicé algunos cambios e instituí otros. Uno de los que marcó el estilo de nuestra carnicería fue la elaboración propia. Comenzamos haciendo colita rellena, pamplonas de pollo, de cerdo, de carne y brochette. Después se fueron implementando otras cosas como bife de vacío relleno y las milanesas que es algo más reciente.

Un día decidí reformarla porque era muy chica, ahí la transformé en lo que es hoy:  la carnicería más antigua de la zona pero al mismo tiempo, y sin duda,  la más moderna en muchos aspectos. Contamos con maquinaria por ejemplo para envasar al vacío y para hacer las milanesas. Además nos regimos por protocolos de limpieza, protocolo sanitario y usamos jabones especiales.

De forma permanente seguimos en busca de nuevas tecnologías, ofreciendo al público la carne de la mejor calidad, siempre como si fuera para consumo propio. Lo que más nos ocupa es la satisfacción del cliente.

Hace un tiempo incorporamos envíos a domicilio para los clientes registrados, usando bicicleta eléctrica, buscando disminuir la contaminación. También contamos con estacionamiento propio.

Somos una gran familia y así lo transmitimos a los clientes y amigos que son la motivación de todo esto. Sus recomendaciones son nuestro orgullo y el motor para superarnos permanentemente.


Ahora saben un poquito más de nosotros, los invitamos a visitarnos.

Scroll hacia arriba